Nuestros principios

Constituyen desde el primer día la filosofía de DESPATX MORAGUES y las normas de conducta de todas las personas que dedicamos nuestro trabajo diario a quienes nos hacen depositarios de su confianza.

Trabajo bien hecho

Sobre la base de confianza, honestidad y máxima dedicación a las cuestiones que nos son encomendadas, ya sean simples y de trámite o ya se trate del litigio judicial más complejo, se desarrollan nuestras relaciones profesionales y humanas con las personas y empresas que solicitan nuestro asesoramiento y soporte.

Dedicamos todos nuestros esfuerzos y el tiempo necesario para resolver de forma rápida y eficaz los problemas y trámites que se nos encargan.

Honestidad profesional

El otro principio de DESPATX MORAGUES es situar como primer objetivo el interés de nuestros clientes, asumiendo su asesoramiento y prestando nuestra dedicación igual que si se tratase de resolver los problemas de nosotros mismos o de nuestros familiares más cercanos. Aplicamos el principio de “qué haríamos en tu lugar” y actuamos como si tu problema fuera el nuestro, asumiéndolo y liberándote en la medida de lo que sea posible de las cargas que te pueda conllevar.

Intentamos, dentro de lo razonable, evitar pleitos y litigios y conseguir soluciones amistosas. No somos partidarios de la realización de trámites inútiles o más complicados de los estrictamente necesarios; no aceptamos encargos que puedan resultar contrarios a la ley o con riesgo de responsabilidades no deseadas para nuestros clientes y amigos, y, finalmente, procuramos mantener el adecuado equilibrio en el coste de nuestros servicios.

La filosofía y normas de actuación de DESPATX MORAGUES constituyen el camino que desde el año 1974 seguimos para hacer las cosas lo mejor posible, con toda nuestra dedicación y siempre con la máxima honestidad profesional.