La pensión de alimentos a los hijos y sus particularidades

15 junio, 2016

La pensión de alimentos a los hijos y sus particularidades

Cualquier situación de divorcio, separación matrimonial o de pareja de hecho, implica la obligación de pagar una determinada cuantía mensual a favor de los hijos en común.

En los supuestos de divorcio, separación matrimonial o de pareja de hecho, conlleva la obligación por parte del progenitor al que no le ha concedido la custodia, si estamos ante una custodia exclusiva, o bien a cargo de los dos progenitores si estamos ante una custodia compartida, de abonar la correspondiente pensión de alimentos.

Se entiende por alimentos todo lo indispensable para el mantenimiento, vivienda, ropa y asistencia médica, así como los gastos necesarios para la formación del menor. Ahora bien, si ya es mayor de edad, pero continua con su formación y siempre que mantenga un rendimiento regular, también se tendrá que pagar los gastos derivados de dicha formación.

En cuanto la cuantificación de la pensión de alimentos, se tendrá que ponderar las necesidades de los hijos y las posibilidades económicas de los padres. Sin embargo, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, ha confeccionado unas tablas orientadoras para la fijación de la pensión de alimentos a favor de los hijos en los procesos de familia, que actualmente los Juzgados las están aplicando.

Asimismo, conviene destacar que la pensión de alimentos se trata de un derecho irrenunciable, de manera que aunque el progenitor obligado al pago de la pensión, no disponga de ingresos, siempre que esté dentro de la edad laboral, que no tenga ningún tipo de discapacidad, ni esté en situación de extrema indigencia, las Audiencias Provinciales siguen determinando el pago de una pensión de alimentos de como mínimo 150 euros mensuales.

Por otro lado, hay que recordar que en los supuestos de custodia compartida, en los que además se produce una desproporción entre los ingresos de los progenitores, ello no excluye del pago de la pensión de alimentos. En estos casos, lo que se hace es abrir una cuenta bancaria, en la que cada progenitor ingresará mensualmente la parte que les corresponde.

Finalmente, destacar que la obligación de pagar la pensión de alimentos no se extingue automáticamente con la mayoría de edad de los hijos, puesto que hasta que no sean independientes en el término económico y siempre que demuestren que siguen de forma regular con sus estudios o formación, tendrán derecho a seguir cobrando la pensión de alimentos.

Si queréis tener más información sobre la pensión de alimentos a favor de los hijos, podéis ver el programa de “El debat de Lleida Activa”, donde la abogada de nuestro despacho, Laura Buetas Jordà, expuso las particularidades de la pensión de alimentos. Podéis volver a ver el programa, haciendo un simple clic en el siguiente enlace: pensión alimentos.