gastos

  • 01 Sep
    Los gastos ordinarios o extraordinarios de los hijos en común tras un divorcio

    Los gastos ordinarios o extraordinarios de los hijos en común tras un divorcio

    Después de un divorcio, uno de los aspectos que genera más dudas es determinar si los gastos de los hijos en común son gastos ordinarios y por tanto, deben de incluirse en la pensión de alimentos, o bien se trata de gastos extraordinarios, diferencia que dependerá de lo que se hubiese determinado en sentencia o en el convenio del divorcio.

    Ahora bien, el Tribunal Supremo ya manifestó que todos aquellos gastos que tuviesen relación con la matrícula escolar, los libros de texto y el material escolar son gastos ordinarios. En cambio, las excursiones, extraescolares, la comunión o la obtención del carnet son gastos extraordinarios, ya que se trata de gastos imprevisibles y no periódicos.

    Si hubiese algún conflicto entre los progenitores para determinar si se esta ante un gasto ordinario o bien extraordinario, y por tanto, quien y como se debe de pagar dicho gasto, se puede iniciar un proceso judicial sólo para determinar esta cuestión.

    Otra posibilidad es reclamar el gasto dentro del proceso de ejecución, solicitando al Juez que con carácter previo determine la naturaleza del gasto.

    Si queréis tener más información sobre los gastos de los hijos en común podéis ver el programa de “El Debat de Lleida Activa” de TV Lleida en el que participó la abogada de nuestro despacho, Laura Buetas, en el siguiente enlace: gastos hijos divorcio.

  • 15 Feb
    El responsable del pago de los gastos por obras y mejoras en los arrendamientos rústicos

    El responsable del pago de los gastos por obras y mejoras en los arrendamientos rústicos

    A Cataluña, los arrendamientos rústicos están regulados íntegramente por el Código Civil catalán, por lo que si las partes realizan un pacto sobre las condiciones de este tipo de arrendamiento siempre tendrán que respectar lo indicado por la citada normativa.

    Respecto las obras de los arrendamientos rústicos, la normativa catalana hace una distinción entre las que son obligatorias u ordinarias, y las que no lo son, las extraordinarias.

    Las obras ordinarias que son todas aquellas que tienen relación con el cultivo de la finca, su mantenimiento y conservación, las debe de abonar el arrendatario, de tal modo que si este se niega, el arrendador podría realizar las obras ordinarias y se le genera un derecho a poder reembolsarse de los gastos que tenga, o bien, también podría solicitar la rescisión de su contrato y reclamar contra el arrendatario por daños y perjuicios.

    En cambio, las obras extraordinarias son aquellas derivadas de situaciones imprevistas, que son a cargo del arrendador, por lo que si este se niega a realizarlas será el arrendatario quien tendrá derecho a reclamar que las realice o bien, las puede hacer directamente el arrendatario y pedir la extinción del contracto con indemnización por daños y perjuicios.

    Y por otro lado, tenemos las obras de mejora de las que el responsable de su pago dependerá de lo que se haya pactado en el previo contrato administrativo entre las dos partes, de la resolución judicial, del acuerdo de regantes o en defecto, de lo que indique la normativa aplicable.

    Además, en este tipo de obras si supone una mejora en la productividad de la finca, el arrendador tendrá derecho a aumentar el precio de la renda y si al arrendatario le conviene, podrá solicitar la extinción del contrato, pero sin daños y perjuicios.

    Si queréis tener más información sobre quien se debe de hacer cargo de los gastos derivados de las obras y mejoras de los arrendamientos rústicos, podéis ver el programa de “El Debat de Lleida Activa” de TV Lleida en el que participó el abogado de nuestro despacho, Antoni Palau. Tan sólo tenéis que clicar el siguiente enlace: obras fincas rústicas.