incapacidad temporal

  • 15 May
    Las consecuencias de despedir a un trabajador en incapacidad temporal

    Las consecuencias de despedir a un trabajador en incapacidad temporal

    Cuando se despide a un trabajador y este impugna ante el Juzgado competente, se puede declarar por sentencia que: el despido es procedente, que supone que las causas son correctas; que es improcedente, lo que implica que las causas no han estado acreditadas y la empresa dispondrá de cinco días para decidir si opta por la readmisión del trabajador con pago de salarios de tramitación o bien, le paga directamente la indemnización máxima legal que le corresponde por improcedencia; o bien, que es nulo, al haberse producido el despido con violación de derechos fundamentales que supone para la empresa la readmisión del trabajador con pago de salarios de tramitación.

    Si un trabajador está en un proceso de incapacidad temporal y la empresa lo despido no supondrá automáticamente la nulidad de su despido, ya que es necesario acreditar que el proceso de incapacidad temporal del trabajador es de larga duración y que además, el empresario era conocedor de dicha circunstancia.

    Para acreditarlo será tan fácil como aportar el parte médico de baja o confirmación del proceso de incapacidad temporal del trabajador en el que siempre sale reflejado la duración máxima de la situación de incapacidad temporal que afecta al trabajador.

    Por el contrario, si es un proceso de incapacidad temporal de curta duración será procedente o improcedente dependiendo de si se acreditan o no las causas indicadas en la carta de despido, pero nunca será nulo.

    Si queréis tener más información sobre las consecuencias de despedir a un trabajador mientras está en incapacidad temporal, podéis volver a ver el programa de “El Debat de Lleida Activa” de TV Lleida en el que participó el abogado laboralista del despacho, José-Miguel Moragues Martínez en el siguiente enlace: despido en incapacidad temporal.